Para Ofrenda a la Parroquia:
Banca Afirme, S.A.
Cuenta No. 104 403 840
ó    Transferencia Clabe 0625 8000 1044 0384 01

OBISPOS DE MÉXICO OFRECEN MISA DE LA NATIVIDAD DE MARÍA POR EL FALLECIMIENTO DE MONS. JUAN GUILLERMO LÓPEZ SOTO

Monterrey, N.L. (www.pastoralsiglo21.org).- 8 de septiembre del 2021

La mañana de este miércoles, entorno a la natividad de santa María, Mons. Juan Guillermo López Soto, obispo de Cuauhtémoc Madera fue llamado a la casa del Padre a los 74 años de edad.

Mons. Roberto Yenny García, Obispo de Cd. Valles presidió la eucaristía en el tercer día de la semana de formación permanente que están viviendo los Obispos de México.

“Esta niña recién nacida que hoy celebramos es la aurora que nos da la certeza de que está apunto de brillar la salvación, en Jesús”.

Durante la homilía Mons. Yenny nos invitó a reflexionar en qué tan bien estamos llevando a cabo el cumplimento de nuestra misión, si estamos siendo como María Santísima, la luz de la aurora, que viene a alumbrar las tinieblas de la oscuridad.

“Hoy estamos celebrando la Natividad de María, su cumpleaños, y eso nos alegra mucho como Iglesia, como creyentes, porque nos recuerda el nacimiento de una mujer maravillosa que antecedió el cumplimiento de la gran promesa de Dios, la Encarnación de Jesús, el Emmanuel, el Dios con nosotros, como anunció el Ángel del Señor a San José”.

“El nacimiento de María entonces es como las primeras luces de la aurora, que no es todavía la plenitud de la luz al comienzo de un día, pero que anuncia al sol que nace de lo alto; un sol que viene a disipar completamente las tinieblas de una noche que parecía interminable en la historia de la humanidad”.

“El comienzo de la vida de María su nacimiento, su natividad, es entonces ese último paso de Dios antes de consumar su plan de redención en Cristo, que será concebido en su seno virginal un poco después; amando maternalmente y acompañado silenciosa y amorosamente hasta vivir la pascua que nos obtendría la salvación. Así de bien María cumplió su Misión”.

“Así que al celebrar la Natividad, celebramos la grandeza del acontecimiento histórico de su nacimiento pero también de toda su vida, en obediencia a Dios y de una entrega generosa en su misión”.

“Contrastemos nuestra vida, nuestra biografía con la de María y veamos si hemos sido igual de dóciles, si hemos sido buenos discípulos del maestro; si hemos dejado que Jesucristo se encarne en nosotros y nosotros hemos empezado a reflejarlo en todas nuestras actitudes, nuestras acciones, nuestras relaciones”.

“Nuestra misión como bautizados, como Iglesia en México, cómo colegio episcopal en medio de las obscuridades de este mundo, la estamos desempeñando de manera que son esa aurora que anuncia, que da la certeza de que Jesús viene a salvar, viene a redimir todas esas circunstancias tan adversas en las que están muchas personas sufriendo a diario”.

“Los demás podrán ver en el desempeño de nuestra misión como obispos, o cada quien en su propia vocación y misión estará siendo para los demás una bendición”.

“Aunque hoy no sea nuestro cumpleaños pueden alegrarse porque seguimos vivos, porque seguimos anunciando nuestra forma de ser, nuestra forma de desempeñar nuestra misión, que la salvación del Señor está llegando a tantas realidades que lo necesitan”.

“Alentados con ella hagamos que nuestra vida, nuestra actividad y planes pastorales; el cumplimento de nuestros compromisos laborales del PGP, de nuestro camino espiritual, de todos nuestros proyectos diocesanos y sobre todo nuestras actitudes y acciones concretas sean la expresión de un Dios que sigue amando y redimiendo a su pueblo”.

Antes de finalizar la celebración Mons. Yenny envió las condolencias de parte de toda la Conferencia del Episcopado Mexicano para la diócesis de Cuauhtémoc Madera y para los familiares y amigos de Mons. Juan Guillermo.

#IglesiaDeMéxico