Para Ofrenda a la Parroquia:
Banca Afirme, S.A.
Cuenta No. 104 403 840
ó    Transferencia Clabe 0625 8000 1044 0384 01

LLAMADOS A SERVIR A LA MESA EUCARÍSTICA Y A LA MESA DE LOS POBRES, SEIS NUEVOS DIÁCONOS PARA LA IGLESIA DE MONTERREY

Esta mañana, fueron ordenados seis nuevos diáconos para la Iglesia de Monterrey, por manos de Mons. Rogelio Cabrera López en la Basílica de Nuestra Señora del Roble.

En esta santa misa, Luis Alfonso Irene Briones, Francisco Gerardo González Rivera, Edgar Eduardo Ríos Coronado, Juan José Barbosa Reyna, Pedro Feliciano Ramírez Carrizales y Arturo Alberto Guzmán Lara fueron ingresados al sagrado orden del diaconado, de manera transitoria.

“Hoy reciben el Diaconado pero pensando en transitorio, no significa diáconos por un ratito, sino la Iglesia les confiará, si lo cree prudente, el orden del presbiterado, hoy los recibo con alegría y esperanza” señaló el Arzobispo de Monterrey durante su homilía, quien a su vez compartió lo hermoso que es recibir este sacramento del diaconado:

“Nosotros los que recibimos este sacramento del diaconado sabemos que somos huella y reflejo de Cristo, de la Iglesia y de la Virgen María”.

Igualmente, Don Rogelio mencionó qué hay dos cosas que deben caracterizar siempre al diácono, al sacerdote, al obispo y a todo fiel cristiano: “la humildad y la flexibilidad”

“No hay motivo para creerse uno superior a los demás, no hay motivo para presumir, somos servidores y a veces el mundo nos hace notar nuestros límites”… “Nosotros llevamos arrugas y manchas y cuando nos recuerdan nuestros, límites, nuestros defectos, nuestros errores, nos hace también mucho bien”… “Decía Santa Teresa: «la humildad es la verdad» simplemente reconoces quien eres y no más”.

“El servidor de Dios, sabe ser indulgente, tiene una mirada misericordiosa y comprende los errores, sabe esperar antes de juzgar, la flexibilidad que tanta nos hace a todos, la rigidez, el fariseísmo siempre ha hecho mucho daño a la Iglesia”.

“Estimados jóvenes seminaristas el Señor los llama a servir a un pueblo herido, lastimado, extraviado, confundido, tenemos que alimentarnos de la única fuente de salvación que es el mismo Jesús y su Evangelio. Ustedes están llamados a servir a la mesas, a la mesa eucarística y la mesa de los pobres”.

Poco antes de finalizar su homilía, Don Rogelio señaló: “Que Dios los ayude y hagan todo esto con Alegría porque nuestra Alegría y nuestro gozo es servir. Que la Virgen del Roble los acompañe, los proteja, los motive y los tenga siempre en su corazón”.

Por su parte, el diácono Pedro Ramírez, en nombre de los recién ordenados diáconos, compartió unas palabras de agradecimiento, a Dios, al Arzobispo, obispos auxiliares, sacerdotes, familias, al Seminario de Monterrey, amigos y a todos los que han estado presentes en su vocación:

“Hoy fuimos ordenados diáconos y eso implica que a todos aquellos a quienes hoy agradecemos es por la gran confianza que han puesto en nosotros para desempeñar este servicio; pero consideramos importante y muy necesario resaltar que la confianza viene primeramente de Dios, antes que nuestros obispos, formadores, amigos y familiares pues Dios confío en nosotros primero incluso antes de hacerlo nosotros mismos, nosotros no lo elegimos, Él nos eligió para dar fruto y fruto en abundancia. Él ve más allá de lo que nosotros podemos ver y esa confianza es la que a pesar de tantos momentos de debilidad, de duda y de miedo, nos ha traído hasta aquí”.

Por último señaló el nuevo diácono: “Por favor recen por nosotros para que el ministerio que hemos recibido sea para servir y no para ser servidos, para vivir por con Cristo, con Él y en Él como amigos porque las importantes que ejercer un ministerio debemos vivir como bautizados”.

Asimismo, fueron compartidos los destinos a los que fueron asignados por parte de Mons. Rogelio Cabrera López:

Diácono Arturo Alberto Guzmán Lara, Parroquia San Miguel Arcángel en Juárez N.L.

Diácono Edgar Eduardo Ríos Coronado, Misión Parroquial San Juan Bautista en Juárez, N.L.

Diácono Francisco Gerardo González Rivera, Parroquia Santa Clara de Asís en Apodaca, N.L.

Diácono Juan José Barbosa Reyna, Parroquia Santa Clara de Asís en Juárez, N.L.

Diácono Luis Alfonso Irene Briones, Parroquia de a Preciosísima Sangre de Cristo en San Nicolás de los Garza, N.L.

Diácono Pedro Feliciano Ramírez Carrizales, Parroquia San Jorge Mártir en San Nicolás de los Garza N.L.

Nos llenamos de alegría por este don recibido por medio de nuestros hermanos diáconos y nos unimos en oración por cada uno de ellos.

#IglesiaDeMonterrey