Para Ofrenda a la Parroquia:
Banca Afirme, S.A.
Cuenta No. 104 403 840
ó    Transferencia Clabe 0625 8000 1044 0384 01

LA VIDA HUMANA SIEMPRE DEBE SER VALORADA Y CUIDADA

Monterrey, N.L. (www.pastoralsiglo21.org).- 12 de septiembre del 2021

En torno a la decisión de la Suprema Corte de Justicia de la Nación en la que dispuso como inconstitucional la tipificación del delito del aborto auto procurado o consentido y la invalidez de la sanción establecida para el personal sanitario que asistiera a un aborto voluntario y la penalización del aborto después de las doce semanas de gestación en los casos de violación, inseminación artificial o implantación indebida, el Arzobispo de Monterrey manifestó su preocupación por las mujeres y las vidas en el vientre materno.

“Como pastores de la Iglesia Católica, los Obispos de México, reconocemos la complejidad del problema que enfrentan las mujeres que experimentan estas situaciones y realmente nos preocupan ellas y todo lo que tienen que vivir, pero también nos preocupa el bebé y su estatuto jurídico”.

“Creemos firmemente que ni la cárcel ni la muerte son la solución. Y levantamos la voz para proclamar que el camino es la Vida. Vida para la mujer. Vida para el concebido. Vida para todos en libertad, justicia y amor”.

“Desde nuestra fe en Cristo, Hijo Único de Dios, es muy clara la dignidad de todos los seres humanos desde su concepción. La ciencia humana, como ejercicio de la razón en búsqueda de la verdad y la justicia, también alcanza a distinguir dónde hay vida humana y dónde no. Nos extraña que alguien pueda aceptar que no hay vida humana en la concepción y que piense que puede disponer del concebido como medio”.

“Es urgente que retomemos, verdaderamente unidos, el camino del diálogo inteligente y el estudio profundo, con actitudes de paciencia y prudencia, sin arrebatos irracionales que solo provocan el disgusto y la polarización en lugar de la auténtica búsqueda del bien común”.

“Es necesario que busquemos comprender y ayudar a las mamás y a los bebés que se gestan en su vientre, y que son seres humanos con igualdad de dignidad y necesitados de protección”.

Finalmente el Arzobispo de Monterrey, realizó un llamado, para que los congresos locales y federal regulen esta decisión de la Suprema Corte para nadie vaya más allá. Que los gobernantes, en sus tres niveles, desarrollen políticas públicas que protejan tanto a la mamá como al hijo en su vientre.