Para Ofrenda a la Parroquia:
Banca Afirme, S.A.
Cuenta No. 104 403 840
ó    Transferencia Clabe 0625 8000 1044 0384 01

EN TORNO A LOS ATENTADOS CONTRA LA DIGNIDAD Y VIDA DE LAS MUJERES ARZOBISPO DE MONTERREY HACE UN LLAMADO URGENTE PARA REALIZAR UN FRENTE COMÚN PARA RESOLVER ESTA SITUACIÓN

En su tradicional mensaje dominical, posterior a la Misa de Confirmaciones, el Arzobispo de Monterrey, Mons. Rogelio Cabrera López, pidió a la comunidad sumarse desde los diferentes sectores de la sociedad para evitar la violencia a las mujeres.

“Ante el creciente número de atentados contra la dignidad y la vida de las mujeres y las niñas, que desafortunadamente se están presentando en nuestra entidad, deseo realizar un llamado a todos los que somos parte de esta sociedad, para que estemos alertas y pongamos una especial atención al comportamiento que puedan presentar las mujeres, las niñas, los niños y los adultos vulnerables en nuestras familias, ya que en muchas ocasiones, por temor a represalias o alguna otra amenaza, no pueden expresar la situación por la cual están siendo víctimas”.

“Es urgente que, como familia, dialoguemos en un ambiente de serenidad y paz, nunca desde el temor o de los juicios infundados, para poder establecer una conversación en la que se pueda conocer alguna situación que se esté viviendo, o de la que se ha sido testigo, en la escuela, en el caso de los menores, o en el trabajo”.

“No debemos permitir que esta situación siga creciendo. Las autoridades nos invitan constantemente a realizar la denuncia, y eso lo reconocemos y agradecemos, pero también es necesario que estas denuncias tengan seguimiento y no se conviertan en un archivo más de los muchos que deben atenderse y a los que no puede dárseles cauce por falta de personal especializado”.

“Sabemos que la situación está empezando a rebasarnos, por lo cual se debe poner atención de manera inmediata. De no ser así se provocaría el que las familias de los afectados busquen realizar justicia por su propia mano, como lo hemos visto en algunos casos, lo que nos llevaría a una guerra sin fin, en donde pueden llegar a realizarse acciones que desestabilicen todavía más el ambiente social y familiar en el que nos desarrollamos”.

Finalmente, el Arzobispo convocó:

“Hagamos un frente común para solucionar esta situación, empecemos en nuestras casas y extendámoslo a las escuelas de nuestros hijos, a las empresas, a las Iglesias, en todo lugar pueden darse situaciones de acoso y persecución, por lo que debemos estar atentos, no dejándonos llevar por la psicosis que estos actos provocan, sino en la madurez y el compromiso de cuidarnos como hermanos, respetando y haciendo respetar la dignidad de todos los ciudadanos del mundo”.