Para Ofrenda a la Parroquia:
Banca Afirme, S.A.
Cuenta No. 104 403 840
ó    Transferencia Clabe 0625 8000 1044 0384 01

¡EL SEÑOR HA RESUCITADO! LEVANTEMOS LA MIRADA

Monterrey, N.L. (www.pastoralsiglo21.org).- 16 de abril del 2022

La Noche Santa de este sábado, 16 de abril, el Santo Padre no presidió la Vigilia Pascual 2022, sino que lo hizo en su lugar el Cardenal Giovanni Battista Re, decano del Colegio Cardenalicio.

Sin embargo, el Santo Padre acompañó la celebración, y encabezó diversos momentos entre ellos la homilía, en la cual animó a tener esperanza y levantar los ojos del suelo.

“Con mucha frecuencia, miramos la vida y la realidad sin levantar los ojos del suelo”, subrayó el Papa Francisco; “sólo enfocamos el hoy que pasa, sentimos desilusión por el futuro y nos encerramos en nuestras necesidades, nos acomodamos en la cárcel de la apatía, mientras seguimos lamentándonos y pensando que las cosas no cambiarán nunca. Y así permanecemos inmóviles ante la tumba de la resignación y del fatalismo, y sepultamos la alegría de vivir. Pero, sin embargo, esta noche el Señor quiere darnos unos ojos diferentes, encendidos por la esperanza de saber que el miedo, el dolor y la muerte no tendrán la última palabra sobre nosotros”.

“Gracias a la Pascua de Jesús podemos dar el salto de la nada a la vida, «y la muerte ya no podrá defraudarnos más de nuestra existencia», que ha sido abrazada totalmente y para siempre por el amor infinito de Dios. Es verdad que puede atemorizarnos y paralizarnos, ¡pero el Señor ha resucitado! Levantemos la mirada, quitemos de nuestros ojos el velo de la amargura y la tristeza, y abrámonos a la esperanza de Dios”.

El Papa Francisco invitó a todos a escuchar la pregunta dirigida a las mujeres: “¿Por qué buscan entre los muertos al que está vivo?”. “No podemos celebrar la Pascua si seguimos quedándonos en la muerte – afirmó el Papa – si permanecemos prisioneros del pasado; si en la vida no tenemos la valentía de dejarnos perdonar por Dios, de cambiar, de terminar con las obras del mal, de decidirnos por Jesús y por su amor; si reducimos la fe a un amuleto, haciendo de Dios un hermoso recuerdo de tiempos pasados, en lugar de descubrirlo como el Dios vivo que hoy quiere transformarnos a nosotros y al mundo”.

#PapaFrancisco
#VigiliaPascual