Para Ofrenda a la Parroquia:
Banca Afirme, S.A.
Cuenta No. 104 403 840
ó    Transferencia Clabe 0625 8000 1044 0384 01

Prot_No
463/2021
Fecha
Agosto 26, 2021
documento
Circular
Asunto:
Colecta en favor de nuestro Seminario e inicio de las actividades de Pastoral vocacional

A TODO LOS SACERDOTES DE LA IGLESIA QUE PEREGRINA EN MONTERREY

Queridos hermanos:

En una de las juntas de presbiterio del mes de Julio 2021, el Rector y el Ecónomo del Seminario nos presentaron los resultados de la Colecta Anual realizada en febrero 2021. Como todos recordamos, durante dicho mes nuestros templos parroquiales permanecieron cerrados durante 3 fines de semana. Solo el último fin de semana de febrero se tuvo la participación del Pueblo de Dios en las Misas Dominicales. Este sin duda fue un factor que afectó la respuesta de las comunidades parroquiales en el apoyo a nuestro Seminario.

Ante esta realidad, autoricé el llamado que ambos hicieron en la Junta del 29 de Julio para solicitar el apoyo de las comunidades de la Arquidiócesis, a través de la palabra y motivación de los párrocos y vicarios en las Misas Dominicales. Ahora, aunque nos encontramos con aforo reducido, tenemos la oportunidad de invitar presencialmente al Pueblo de Dios a apoyar a nuestro Seminario. Sabemos que estamos lejos todavía de una plena recuperación económica, tanto en las familias, como en las comunidades, pero al mismo tiempo sabemos que toda ofrenda movida por la fe y el amor, aún la más pequeña, tiene un alto valor delante de Dios (cf. 2Co 9,7).

Por esta razón, y conociendo el amor de ustedes y de los fieles hacia el Seminario, he autorizado que en las Misas Dominicales del Sábado 4 y Domingo 5 de Septiembre se realice una Colecta Extraordinaria en favor de nuestro Seminario Arquidiocesano. Pido a los párrocos, rectores y administradores parroquiales que según vean más oportuno hagan esta colecta extraordinaria a través de una segunda colecta o bien, mediante un 30% de las colectas de dichas misas para este fin. Pueden hacer llegar las aportaciones a través de los medios ya establecidos a la economía del Seminario. Sé, de antemano, que este llamado encontrará en ustedes una respuesta generosa y solidaria.

Por último no quiero terminar este llamado a apoyar a Nuestro Seminario sin hacer referencia a aquello que es el corazón y la vida del mismo: «las vocaciones». Como ustedes saben este año – principalmente debido a los límites que la pandemia impuso a las actividades presenciales – hubo un número muy pequeño de jóvenes que iniciaron su camino de discernimiento y formación sacerdotal en nuestro Seminario. El mes de septiembre, que es cuando el Centro Vocacional inicia sus actividades de convocatoria y su calendario de actividades vocacionales, es «un tiempo muy oportuno» para que invitemos al Pueblo de Dios a «orar para que el Dueño de la mies mande trabajadores a sus campos» (Mt 9,38). Quiero invitarlos a sumarse a las actividades que el Centro Vocacional nos propondrá para el Año 2021-2022, y a hacer de las parroquias auténticos «centros vocacionales» en los que se ora, medita, alienta y promueve el discernimiento y la respuesta a Jesús «que siempre llama a nuestra puerta» (cf. Ap 3,20), y que sin duda está tocando a la puerta del corazón de muchos jóvenes. Queridos hermanos sacerdotes ayudemos a los jóvenes a escuchar la Voz de Jesús que los llama, así como el sacerdote Elí, ayudó al joven Samuel a distinguir «la Voz de Dios» y a responder a su llamado (cf. 1Sm 3,8-9).

Les pido que desde este mes de Septiembre empecemos a remover la tierra para que el Señor nos mande la lluvia de su Gracia, que a la vuelta del año, haga brotar en las comunidades parroquiales la semilla de la vocación sacerdotal. Ustedes como pastores y guías en sus comunidades son fundamentales para detonar una cadena vocacional que, como sucedió con Juan Bautista y los primeros discípulos, culmine en el deseo de más jóvenes de «descubrir dónde mora Jesús y permanecer con Él» (Jn 1,35-39; cf. VI Carta Pastoral, 47).

Me despido invitándolos a encomendar esta noble misión de testimonio e invitación vocacional al Venerable Padre Raymundo Jardón, cuya vida y ministerio sacerdotal nos alientan a amar a nuestros hermanos y entregarnos a su servicio.

arzobispo

+Rogelio Cabrera López
Arzobispo de Monterrey

doy_fe

Pbro. F. Javier De la Torre Castaño
Secretario - Canciller