Para Ofrenda a la Parroquia:
Banca Afirme, S.A.
Cuenta No. 104 403 840
ó    Transferencia Clabe 0625 8000 1044 0384 01

Prot_No
409/2021
Fecha
Agosto 07, 2021
documento
Comunicado
Asunto:
Año del Señor de la Lluvia y del cuidado del agua

“Extiendo hacia Ti mis manos, como tierra falta de agua, mi alma tiene sed de Ti.” Sal 143, 6

A TODA LA IGLESIA QUE PEREGRINA EN MONTERREY, ¡LA PAZ ESTÉ CON USTEDES!

Nuestro Dios, creador y padre providente, formó la tierra y todo lo que hay en ella y encargó su cuidado a su creatura, el ser humano, para que en armonía pudiera toda la creación dar gloria al único Señor. Dentro de la creación el agua ocupa un lugar privilegiado, ya que sin ella no se puede dar el milagro de la vida y, para el creyente, tampoco se puede dar el milagro de la regeneración en el bautismo. En ella vemos un regalo de Dios a la humanidad con destino universal.

El agua reviste diversas dimensiones en la historia de la humanidad y de la salvación. Posee una dimensión social e institucional, evidenciada en el pozo de Jacob, lugar de encuentro (cf. Gen 33, 19; Jn 4, 5-43); la dimensión curativa o sanadora reflejada en la piscina de Siloé (cf. Jn 9, 1-7). El agua es la vida, el medio ambiente y la salud.

En nuestro país se ha registrado desde el 2018 a la fecha, un incremento en la escasez de agua, entrando ya en el cuarto año de sequía. Esto, aunado al aumento de la población y, por lo tanto, de la demanda, con las dificultades que conlleva hacerla llegar a quienes la necesitan y sumado el descuido en el cuidado de su uso y protección, ha provocado una grave crisis de escasez que afecta principalmente a los más necesitados.

Es necesario tomar acciones concretas para que podamos asegurar el acceso universal al agua. Como creyentes imploramos a Dios que nos envíe el don de la lluvia, suave y bondadosa para saciar nuestra sed, fecundar nuestros campos y purificar nuestras ciudades. Como ciudadanos comprometidos, hemos de comprometernos, de manera personal y comunitaria, a cuidar de ella y defenderla.

Por todo lo anterior, he decidido declarar el Año del Señor de la Lluvia y del cuidado del agua. Este dará inicio en la fiesta del Señor de la Expiración el domingo 8 de agosto del presente para concluir en la misma fiesta el 7 de agosto del 2022.

Lo encomendamos al Señor de la Expiración del Pueblo de Guadalupe, conocido también como el Señor de la Lluvia, que en tantas ocasiones ha acompañado y escuchado las oraciones de los habitantes de estas tierras durante los últimos 300 años, concediendo el don de la lluvia. Invitamos a todos los miembros de nuestra iglesia local a que fervorosamente elevemos oraciones y plegarias y visitemos al Señor de la Lluvia en su Santuario en el municipio de Guadalupe, a un costado del Santuario de Nuestra Madre en dicho municipio. Concedo todas las prerrogativas y beneficios espirituales como la indulgencia parcial para que quienes, cumpliendo con las debidas condiciones establecidas por la Iglesia, realicen esta visita participando fervorosamente en el rezo del Santo Rosario, o del Viacrucis, o la lectura de la Biblia o Adoración al Santísimo.

Así mismo, encomiendo a la Pastoral Verde y la Comisión Arquidiocesana del medio ambiente de nuestra Arquidiócesis, la elaboración de talleres, material informativo y actividades que ayuden a la concientización de nuestra responsabilidad en el cuidado del agua y la misión de hacerla llegar a todos. Ruego de manera insistente y exhorto a todos los miembros de nuestra Iglesia e invito a todos los hombres y mujeres de buena voluntad a que se sumen activamente a las iniciativas que presenten estos organismos para este fin.

Envía desde el cielo tu misericordia y tu perdón, como lluvia Señor de la Expiración

arzobispo

+Rogelio Cabrera López
Arzobispo de Monterrey

doy_fe

Pbro. F. Javier De la Torre Castaño
Secretario - Canciller